Retorno al pasado ó renovación?

Turismo en la Costa Dorada: la calidez de una tierra de oportunidades.

Esta nueva edición del video promocional de la Costa Dorada 2020, nos evoca emociones y recuerdos pasados, una forma diferente de pasar las vacaciones en familia y amigos que nos muestra a través de imágenes cedidas procedentes de archivos públicos y privados, el ambiente que se vivía en las playas de Salou hace unos 50 años. Estas imágenes nos revelan la estética particular de los años 70 y unos colores que permanecerán grabados en nuestra retina. Esta vez son las imágenes las que nos acercan al presente olores y sabores propios de aquellos veranos imborrables en nuestra mente. El turismo empezaba a ser una nueva fuente de riqueza en nuestras tierras. De repente, los turistas se mezclaban en una época concreta del año con la vida tranquila de los habitantes de la zona, que poco a poco descubrían nuevas oportunidades de negocio (hoteles, restaurantes, chiringuitos de playa, alquiler de tumbonas, patinetes y barcos, etc.).

Este video nos recuerda que los orígenes del turismo y su consolidación fue un largo proceso, hasta que casi todo el mundo tenía oportunidad de tomarse unas vacaciones o unos días de descanso en la playa y descubrir que no hacía falta viajar lejos para descubrir rincones espectaculares de su propio entorno.

Poco a poco, empezamos a recibir cada año un mayor número de visitantes que llenaban las playas de la Costa Dorada y ello animaba a crear rápidamente infraestructuras y un sector de servicios dedicados exclusivamente a cubrir la demanda y expectativas de los turistas, que cada vez se sentían más a gusto en una zona que cada año les proporcionaba nuevas ofertas y equipamientos para disfrutar de unas vacaciones de calidad.

Es cierto que esta expansión económica y turística, provocó un crecimiento desorganizado y caótico en muchos casos en los años 90, perdiendo muchas veces la oportunidad de consolidarnos como un destino turístico de calidad, buscando turistas de mayor poder adquisitivo y respetuoso con nuestro entorno. Al cabo de unas décadas, algunos empresarios e instituciones dedicadas a la promoción turística, se dieron cuenta que no era el camino correcto y aunque intentaron y aún lo siguen, captar turismo de calidad, se perdieron muchos años donde el principal motor y motivación eran las altas rentabilidades económicas y el desorden urbanístico.

Valores, creencias y emociones para reactivar el turismo en la Costa Dorada.

Estas imágenes que nos evocan nostalgia al pasado, tienen que servir para darnos cuenta que debemos mantener siempre una buena organización y gestión del territorio, para mantener en condiciones nuestro activo principal: nuestra tierra. Si le dedicamos el tiempo suficiente a pensar en cómo hacerlo, podremos recuperar una posición privilegiada, lo que repercutirá en la economía de la zona y nos puede convertir en otro tipo de referente vacacional. Así que, no toleremos más el «todo vale». La competencia sirve para que no perdamos motivación en hacer las cosas mucho mejor. Por lo tanto, no basta con un diseño o estética bonita para atraer a los visitantes, hace falta que el fondo y las formas sean honestas y veraces. Apostemos por el turismo tradicional y de calidad.

Diseñar una campaña promocional basada en evocar sentimientos del pasado e incluso emocionarnos recordando nuestras vacaciones de cuando éramos niños, puede hacernos sentir realemente que tenemos que renovarnos, ya que la falsa creencia que los tiempos pasados fueron mejores, aunque extendida, es totalmente irracional e inútil… a todos nos gustaría poder visitar una playa virgen e imaginarnos que somos los únicos visitantes, pero cuando todo vuelva a la normalidad, volverá el desorden y la desorganización. Así que, animo a disfrutar de forma responsable y que sean las propias instituciones y empresas del sector, las que busquen soluciones y promuevan nuevas formas de viajar o de disfrutar sin aglomeraciones y manteniendo unas distancias para que todo el mundo pueda relajarse en lugar de agobiarse disfrutando de la gastronomía y entorno de forma responsable.